Tipos de césped y cuidados

Publicado el 26 de enero de 2017

Cesped

La pradera de césped es el acabado esencial de cualquier jardín. Aparte de las consideraciones estéticas, el césped contribuye a la fijación del suelo, evitando así que éste se descarne y el jardín se vea inmerso en una eterna polvareda. También aumenta la sensación de limpieza al dificultar la aparición de malas hierbas, presentes en todos los terrenos desnudos, y a relajarnos con su verdor.

¿Qué tipo de césped sembrar?

Antes de nada hay que conocer a fondo las características del terreno y en función de éstas elegir la mezcla de especies más adecuada. Básicamente los céspedes se pueden dividir en dos grupos: céspedes finos y céspedes rústicos.

Los primeros van bien para terrenos ricos, de humedad constante y bien cuidados. Necesitan una preparación del terreno mucho más laboriosa y siegas menos frecuentes, pues su crecimiento es muy lento. Hay que huir de la utilización de céspedes con alto contenido en “ray-grass” (Lolium perenne), pues a pesar de que su crecimiento es muy rápido y en poco tiempo adquiere un aspecto magnífico, dura muy poco y al cabo de 3 ó 5 años habrá que replantarlo de nuevo.

Los céspedes rústicos, por el contrario, están formados por especies de crecimiento rápido que se adaptan bien a terrenos secos o muy húmedos, según los casos, y que a pesar de tener una consistencia bastante basta, poseen un hermoso color y una obertura densa.

¿Qué tipos de césped son las mejores?

Para conseguir un buen césped lo mejor es una mezcla de varias especies que se complementen entre sí; dos o tres gramíneas en proporciones adecuadas bastan para mantener un jardín verde todo el año. La proporción y los componentes variarán dependiendo del tipo de suelo.

Como orientación pueden servir estos tres ejemplos:

Césped para terreno montano: La proporción más adecuada será de un 10% de Agrostis stolonifera, un 40% de Festuca ovina y un 50% de Lolium perenne.

Césped para terrenos secos: Un 20% de Agrostis tenuis, un 30% de Festuca rubra y un 50% de Lolium perenne será una buena mezcla.

Césped para terrenos húmedos: Un 15% de Cynosurus cristatus, 20% de Festuca rubra, 15% de Poa pratensis y 50% de Lolium perenne, da muy buenos resultados en zonas de suelos demasiado húmedos.

¿Cuánto hay que sembrar?

Teniendo en cuenta el mínimo espacio vital que una planta necesita para desarrollarse, y que aproximadamente entre un 10% y 20% de las semillas no germinan, una cifra adecuada de plantación sería entre 30 y 35 gramos por metro cuadrado.

¿Qué mantenimiento necesita?

Riegos frecuentes y en pulverizaciones finas con tiempo seco, siegas moderadas a lo largo de todo el año y un par de abonados anuales ricos en nitrógeno, fósforo y potasio son los secretos que mantendrán el césped verde y lozano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>