¿Qué agua usar para regar las plantas?

Publicado el 20 de octubre de 2016

agua para regar las plantas

El agua es, junto con la temperatura, uno de los factores fundamentales para el desarrollo perfecto de la planta. En todos los procesos fisiológicos que éstas llevan a cabo, el agua juega un papel decisivo, tanto desde el punto de vista cualitativo como cuantitativo. En este artículo hablaremos sobre las propiedades y tipos de aguas, dejando para más adelante las cuestiones de cantidad y formas de administración.

¿Todas las aguas son iguales?

No, al igual que las tierras, las aguas las podemos clasificar en alcalinas, ácidas y neutras. Se denominan aguas alcalinas o duras aquellas cuyo pH (medida que expresa su acidez o alcalinidad) es superior a 7; ácidas, cuando su pH es inferior a esta cifra y neutras cuando el pH es exactamente 7.

¿Qué agua es mejor?

Un pH de 6,5 (ligeramente ácido) es el nivel más apropiado para la mayoría de las plantas, por tanto, un agua que ronde esta cifra será la ideal.

Hemos de tener en cuenta, por ejemplo, que si vivimos en una zona de suelos calizos, las aguas también lo serán y, por tanto, será muy difícil adaptar a él especies de suelos ácidos.

¿Es buena el agua de lluvia para regar?

La mayoría de los entendidos abogan por el agua de lluvia para el riego, pero ésta presenta dos graves inconvenientes. El primero es que es difícil de recoger en grandes cantidades y el segundo inconveniente aparece precisamente cuando esto se puede hacer.

Generalmente el agua de lluvia se suele captar de los tejados y de ahí pasa a depósitos o toneles abiertos. Estos recipientes se transforman con brevedad en auténticos criaderos de insectos, algas y multitud de semillas de malas hierbas. Por este motivo es absurdo que se realicen periódicas desinfecciones del terreno, para después regar con agua contaminada.

¿Cómo regar las plantas que no soportan la cal?

Si se habita en una zona muy caliza y tenemos algunas plantas de interior que no soportan la cal, es posible regarlas con agua blanda. Pera ello dispondremos cuando llueva un gran plástico en forma de balsa o embudo y ajo ésta practicaremos un agujero que conectaremos con un recipiente limpio. Cuando se encuentre lleno, lo taparemos para evitar contaminaciones. El agua del tejado también es apropiada si se dejan transcurrir unos minutos antes de recogerla, a fin de que se limpie el techo de suciedades.

¿Cómo podemos evitar el cloro?

Dado que el agua de las ciudades está muy clorada, es conveniente dejarla en un recipiente abierto durante algunas horas, pues así el cloro, como es gas, se evapora.

¿En qué consisten los dispositivos electrónicos para medir la humedad?

Normalmente están formados por una sonda que se introduce en el suelo y un contador o escala que indica, mediante unas regletas o luces de colores, el grado de humedad del suelo.

¿Son fiables?

Normalmente sí, pero pese a todo la experiencia práctica es el mejor método para familiarizarse con el riego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>