Plantas difíciles de cultivar

Publicado el 9 de enero de 2017

Plantas dificiles

La mayoría de las plantas de interior que se compran en los invernaderos son especies que en estado natural viven en unas condiciones muy distintas de las que podemos ofrecerles en nuestro hogar. Todas ellas se conservan llenas de vida en el invernadero, pero una vez en nuestra casa comienzan a perder lozanía y acaban por morir. Para que esto no ocurra, sólo hay que seguir ciertas normas.

¿Por qué ocurre?

Si hacemos un estudio superficial de nuestra casa con respecto a factores tales como luz, temperatura y humedad veremos que estos varían a lo largo del día, del año, e incluso de una habitación a otra. Este es el principal problema con el que se encuentran las plantas de interior, pues la mayoría proceden de zonas donde las alteraciones climáticas apenas son apreciables. Por este motivo, la primera regla para conservar estas especies es enterarse bien de sus requerimientos e intentar instalarlas en una zona donde estas características se mantengan lo más posible.

¿Hay otros factores?

Hay otros dos factores de vital importancia, uno es el suelo y otro las características del ciclo vital.

El primero, es decir, la tierra en que la planta vegeta, es fundamental, pues si tratamos de cultivar una planta que precisa tierra ácida en otra con propiedades calcáreas o a la inversa, el fracaso está asegurado. La mayoría de las plantas de interior se crían en zonas humíferas, es decir, ácidas y son pocas las que precisan un suelo de tipo básico.

El otro factor, el ciclo vital, no es otra cosa que las transformaciones y distintos requerimientos que la planta experimenta a lo largo de su vida. Mucha gente cree que todas las especies precisan la misma luz, agua y temperatura a lo largo del año y esto no es cierto. Algunas especies delicadas, como orquídeas, marantas, muchos cactus, hoyas, etc., precisan una vez al año de un período de reposo en el que tanto la temperatura como el riego deben reducirse un poco, e incluso en el caso del agua suprimirse completamente. De no ser así, la planta puede responder con un crecimiento débil y muchas de ellas se abstienen de florecer.

¿Se pueden tener plantas tropicales sin invernadero?

La respuesta es sí, siempre que se disponga de una habitación con una ventana espaciosa. En ella se puede montar una ventana tropical, que no es otra cosa que un mini-invernadero de interior o gran caja de cristal dotada de calefacción eléctrica y un humidificador automático y en cuya base se ha construido un gran cajón de acero inoxidable en el que sobre turba o arcilla expandida pueden enterrarse macetas con guzmanias, violetas africanas, asplenium, marantas, etc. En un costado puede colocarse un tronco seco pequeño y sobre él algunas epífitas como orquídeas o Nidularium, mientras que del techo pueden dejarse caer algún poto o una enredadera enana. Finalmente en el costado opuesto al tronco puede instalarse un helecho cuerno de alce (Platycerium).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>