Plagas y enfermedades del césped

Publicado el 6 de febrero de 2017

Plagas y enfermedades del cesped

Un abonado racional, un riego frecuente y siegas moderadas contribuyen a mantener el césped sano, pero no es suficiente. Para que una pradera de césped muestre todo su esplendor es necesario vigilar muy de cerca la aparición de plagas y enfermedades, aplicando los métodos oportunos para su erradicación y tomando las medidas precautorias necesarias que impedirán su desarrollo.

¿Cómo prevenir las plagas y enfermedades del césped?

Lo primer que hay que evitar es un acúmulo excesivo de agua sobre el terreno, pues esto será el origen de multitud de enfermedades criptogámicas. Por este motivo son más convenientes los riegos ligeros y frecuentes que los muy abundantes e irregulares. También son preferibles los riegos por aspersión a los de manguera, pues los primeros se reparten más uniformemente sobre el terreno evitando los encharcamientos, mientras que los segundos tienden a formar pequeñas lagunas y a levantar las plantas formando calveros. Esta será otra de las cosas a evitar, pues sobre ellos se instalan fácilmente las malas hierbas que luego invaden el resto del césped.

Los recortes excesivos, sobre todo en verano, tampoco son muy recomendables, pues el sol actúa sobre las jóvenes plantitas de manera más intensa y produce quemaduras de muy difícil recuperación.

Por último, hay que evitar en lo posible que si en la casa hay perros, éstos orinen sobre el césped, pues causan daños en forma de amarilleamientos, pardeos e incluso la muerte de la hierba.

¿Cómo se eliminan las malas hierbas?

En superficies pequeñas lo más aconsejable es la destrucción manual o con la ayuda de una herramienta del tipo de la azadilla. Para grandes extensiones son mucho más eficaces los herbicidas selectivos, esto es, sustancias que matan a las malas hierbas pero respetan a las que constituyen el césped. Es conveniente realizar dos fumigaciones, una a la llegada del buen tiempo y otra durante el otoño. Se elegirán un día despejado, sin viento y, sobre todo, cuando no se prevean lluvias inmediatas. No es aconsejable emplear herbicidas hasta pasados unos 2 meses de la plantación, ya que así el césped habrá tenido tiempo de establecerse.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes del césped?

Cuando el césped está sometido a una prolongada humedad, cuando se emplean estiércoles no fermentados o se abusa de los fertilizantes ricos en nitrógeno, hacen su aparición sobre el césped las enfermedades criptogámicas, caracterizadas por manchas o rodales de distinto color y por la posterior muerte de las plantas. La roya, la fusariosis y el mal del esclerocio son las más comunes y para evitar su aparición son necesarias fumigaciones preventivas.

¿Qué plagas del césped son las más frecuentes?

Entre las plagas que pueden causar daños al césped caben destacar los grillotopos, los gusanos del alambre, las hormigas, los ratones y los topos. Para combatir los primeros pueden emplearse fumigaciones de productos indicados para los mismos, pero para las últimas, esto es, ratones y topos, los métodos deben ser más sofisticados. Los ratones pueden eliminarse introduciendo un tubo de goma conectado al tubo de escape de un coche o corta-césped, con lo que los gases emanados acaban produciéndoles la muerte. Para los topos pueden utilizarse cebos envenenados o cepos especiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>