Hongos en las plantas

Publicado el 16 de febrero de 2017

Hongos en las plantas

Cuando el tiempo es caluroso y la humedad del suelo o el aire alta, las plantas corren gran peligro de verse atacadas por un gran enemigo: los hongos. El particular sistema de multiplicación de estos organismos obliga a tomar enérgicas medidas sin perder el tiempo, pues de lo contrario la enfermedad se extenderá rápidamente.

¿Qué es un hongo?

Los hongos son organismos cuyo tamaño puede ser tan minúsculo que apenas se vean a simple vista o tan grandes que un solo ejemplar pueda pesar varios kilogramos. A todos ellos les une la particularidad de que son incapaces de producir su propio alimento, y por ello han de nutrirse a expensas de materia orgánica en descomposición, parasitando a otros seres vivos, especialmente a las plantas verdes. Esto últimos son los más peligrosos para el floricultor.

¿Cómo se produce el contagio?

Los hongos se reproducen mediante unas minúsculas estructuras denominadas esporas, de tamaño tan pequeño que fácilmente son arrastradas por el viento o adheridas a las patas de los insectos. En los días calurosas de primavera o verano, tras las lluvias habituales de estas épocas, las esporas se adhieren fácilmente a la superficie de la planta y entonces comienza la invasión. A partir de este punto hay que hacer una distinción entre hongos que atacan exclusivamente la superficie de la planta y hongos que invaden los órganos internos. Estos últimos son los más dañinos, pues su erradicación es extremadamente dificultosa.

¿Qué medidas preventivas conviene tomar?

Uno de los más propicios al desarrollo de hongos es el estiércol empleado como abono. Para evitar que un producto beneficioso a la planta se transforme en la puerta de entrada de multitud de enfermedades, hay que procurar que el abono esté completamente fermentado y, o bien comprarlo en un establecimiento de reconocida solvencia, o proceder a fumigarlo con un buen fungicida antes de distribuirlo por el terreno.

Otra medida a tener en cuenta es hacer coincidir los tratamientos preventivos anti-hongos con los días calurosos posteriores a las lluvias de primavera y verano, momentos éstos en los que las invasiones fúngicas son más frecuentes.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes?

Entre todas ellas destacan:

Fusariosis: que ataca las raicillas de la planta produciendo un amarilleo generalizado y marchitez de las hojas. Su erradicación es difícil y lo mejor para prevenirla es desinfectar el suelo antes de plantar.

Verticilosis: caracterizada por un marchitamiento brusco de toda la planta o parte de ella. Se trata como la anterior.

Mildiu: que produce en la parte inferior de las hojas una vellosidad blanco-grisácea y en la superior manchas amarillas. Se combate con fungicidas como, por ejemplo, Captan.

Roya: fácilmente reconocible por las pequeñas pústulas de color rojo que se desarrollan sobre las hojas. Las fumigaciones con Maneb son muy eficaces.

Oidio: hongo que cubre los órganos atacados de una especie de polvillo blanco. El Karathane da buenos resultados para eliminarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>