Generalidades sobre los esquejes

Publicado el 13 de febrero de 2017

Esquejes

Entre todos los sistemas de multiplicación que se ofrecen al floricultor, tal vez sea el esquejado uno de los más simples y eficaces. Bastan unos pocos conocimientos de jardinería y unas mínimas precauciones, para que de una planta se puedan obtener múltiples retoños o para conseguir un nuevo ejemplar sano de otro que se daba por perdido. Casi todas las plantas pueden multiplicarse así.

¿Qué es un esqueje?

Un esqueje no es más que una parte de una planta, ya sea raíz, tallo u hoja a la que se induce por diversos sistemas a formar su propio sistema radicular o a evolucionar hasta convertirse en una joven planta idéntica a su progenitora.

¿Qué especies pueden multiplicarse mediante este sistema?

Son muchas las especies que pueden propagarse por este sistema, aunque no todas admiten el mismo proceso de esquejado. Algunas, como los arbustos y árboles, pueden multiplicarse por esquejes de tallo; otras, como la Saintpaulia y otras plantas de interior, pueden hacerlo por esquejes de hoja, y finalmente de algunos arbustos como Sambucus, Aralia o Rubus, pueden obtenerse nuevos ejemplares a partir de esquejes de raíz.

Por último hay que indicar que la multiplicación por esquejes es la única que permite obtener al aficionado ejemplares de algunas especies con las mismas características que sus progenitores. Tal es el caso de especies de flor doble obtenidas por hibridación, que al intentarse multiplicar por semilla originan ejemplares de flor simple, pero que multiplicadas por esqueje no varían en absoluto su morfología.

¿Cómo se obtiene un esqueje?

En primer lugar, hay que realizar la operación en la época adecuada, pues si no el fracaso es seguro y además se pueden producir en el ejemplar daños irreparables. Normalmente el momento más idóneo suele coincidir con la temporada de reposo de la planta o cuando ésta ha terminado su floración. A continuación hay que asegurarse que el ejemplar destinado a la multiplicación está sano y bien desarrollado, pues de lo contrario, no haremos sino obtener ejemplares igualmente enfermos o dañar una planta sin conseguir resultados.

Otro dato a tener en cuenta es el estado de las herramientas a emplear. Todas deben estar perfectamente limpias y bien afiladas. Por último hay que procurar que los cortes sean biselados y de un solo golpe.

¿Qué son las fitohormonas?

Aparte de unas adecuadas condiciones de iluminación, sustrato y riego, muchas especies enraízan mejor si antes de plantarse son tratadas con determinados productos hormonales que facilitan el desarrollo radicular.

Categorias: Guías y consejos
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>