Generalidades sobre las flores y la floración

Publicado el 21 de noviembre de 2016

flores y floracion

El hombre se diferencia de los animales en que puede gozar de la belleza que le rodea, y ¿hay algo más hermoso en la naturaleza que el espectáculo de una flor recién abierta? De las peculiaridades y misión de este importante órgano de la planta es de lo que trataremos en este artículo. También hablaremos de las condiciones físicas y ambientales que deben darse para que una planta florezca.

¿Qué es una flor?

No es más que el aparato reproductor de la planta, que a diferencia de los animales, no se encuentran presentes permanentemente en cada ejemplar, sino que aparecen en determinadas épocas del año y una vez hayan cumplido su misión de producir semillas y perpetuar la especie, desaparecen hasta la siguiente temporada.

¿De qué depende su aparición?

Dos son los factores de los que depende la aparición de la flor; uno es la luz y otro la temperatura. Ya hemos hablado de que existen plantas de “día corto”, es decir, que emiten la flor cuando la luz diurna es escasa, y otras de “día largo”, que sólo pueden florecer cuando el sol está sobre el horizonte más de 11 horas. Pues bien, también de las luz y la temperatura depende el que una flor permanezca abierta a unas determinadas horas y no a otras. Así el galán de noche (Mirabilis) sólo se abre cuando la luz desaparece, mientras que otras como el Ornithogalum no lo hacen hasta que la mañana está bastante avanzada.

¿A qué se deben estos comportamientos? La respuesta podría ser muy complicada, pero vamos a resumirla diciendo que a lo largo de la evolución biológica muchas especies de animales y plantas han sufrido un desarrollo conjunto, y así, la mayoría de las especies de plantas que se abren por la noche, lo hacen porque los insectos o animales que facilitan la polinización desarrollan su ciclo vital de noche, mientras que las que se abren de día lo hacen por todo lo contrario.

¿Todas las plantas tienen flores?

No. Hay un grupo formado por las setas, los musgos, los líquenes y los conocidos helechos que no las poseen. A estas plantas se las agrupa bajo el nombre de Criptógamas y para su reproducción recurren a un sistema en el que la flor no es necesaria. Es por este motivo que se hace inútil esperar a que un helecho florezca e intentar recoger semillas, por la simple razón de que no las tiene.

Para poder multiplicar estas especies hay que recurrir a la división de mata o a obtener bajo los frondes un ligero polvillo marrón oscuro que nace de las pequeñas pustulitas (soros) y que no son otra cosa que diminutas esporas reproductoras.

¿Muere la planta una vez que ha emitido la flor?

Sólo las anuales y bianuales suelen morir poco tiempo después de que la flor ha nacido. Por el contrario, las perennes suelen vivir muchos años, floreciendo en cada época de nuevo. Sólo hay algún ejemplo, como la pita o el bambú, que una vez la flor ha aparecido la planta muere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>