Cómo mejorar el drenaje del suelo

Publicado el 24 de octubre de 2016

drenar el jardin

Son muy pocas las especies vegetales que se desarrollan bien sobre suelos encharcados. La mayoría de ellas se resienten en estas circunstancias y suelen responder con crecimientos deficientes, amarilleo de hojas y propensión a padecer gran número de enfermedades por hongos. La solución a estos problemas es dotar al terreno de un buen sistema de drenaje.

¿Cuándo se hace necesario el drenaje?

Si tras un riego copioso o una lluvia intensa se observa que la tierra tarda en secarse en superficie, o mejor aún si transcurridos varios días se clava una pequeña estaca no muy profunda y tras extraerla sale como embarrada, es casi seguro que el terreno retiene excesivamente el agua.

La causa más frecuente suele ser que bajo la tierra del jardín se encuentra una capa de arcillas que al ser impermeables impiden la libre circulación de las aguas. También es probable que el terreno forme una pequeña hondonada y entonces recoja el agua de escorrentía de los alrededores. Por último, puede ocurrir que bajo nuestro subsuelo haya un manantial y que la capa freática que éste origine, asciende a la superficie encharcando el suelo.

Si nos concretamos ya al espacio de un tiesto, lo más probable será que la maceta no disponga en su parte inferior de agujeros de drenaje, problema éste de fácil solución, o que la mezcla de tierra no sea la adecuada.

¿Cómo podemos mejorar el drenaje?

Si se padece alguno de los problemas anteriormente descritos, lo primero que hay que hacer es cambiar la capa profunda del suelo por otra que tenga una alta proporción de arenas o gravas. Si esto no es suficiente habrá que recurrir a una pequeña obra de albañilería fácil de realizar que permita al terreno drenar unos 40 litros por metro cuadrado y hora.

La red de drenaje puede consistir simplemente en un canal de 70-80 centímetros de profundidad por 50 centímetros de anchura, con una pendiente de aproximadamente el 1% a lo largo de todo el recorrido. Esta zanja se rellena con varias capas de grava, tanto más gruesa cuanto más profunda sea la zanja. A unos 30 centímetros de la superficie se termina de rellenar con una buena capa de arena que servirá para filtrar los materiales gruesos que arrastra el agua, evitando así que el canal se obstruya.

Si el jardín es muy grande se hace necesario introducir al fondo del canal de drenaje unos tubos especiales denominados drenes, que efectuarán la operación de forma más perfecta. Consisten en canalones de materia cerámica o plástica provistos en su mitad superior de poros para captar el agua y cuyo extremo final se conecta a la red general de alcantarillado. El diámetro de los tubos dependerá de la intensidad del drenaje que se quiera obtener.

como mejorar el drenaje del suelo

Un efecto similar se consigue depositando en la parte inferior del canal tepes o planchas de césped colocadas con la hierba hacia abajo y dejando un espacio entre tepes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>