Cómo conseguir una floración continua en el jardín

Publicado el 28 de noviembre de 2016

floracion continua

No hay nada más desastroso en un jardín, ni que dé más sensación de abandono que unos macizos llenos de flores marchitas. Para evitarlo hay un sistema muy sencillo: escalonar la plantación para que así los períodos de floración de las distintas especies se superpongan y el jardín no permanezca sin flores ni un solo día. Para ello podemos emplear las diferentes variedades de plantas del mismo género.

¿En qué consiste la floración continua?

Es un sencillo método que permite mantener un jardín florido en toda época. Se basa en la propiedad que tienen las flores de no aparecer todas en la misma época, ya que algunas lo hacen en los meses más fríos del año, mientras que otras lo hacen en los días más largos y cálidos del verano.

¿Se pueden conseguir con una sola especie?

Evidentemente no podemos conseguir que una sola especie dé flores durante todo el año, pero sí podemos prologar su período de floración. Si plantamos todas las semillas de una determinada especie a la vez, todas las plantas experimentarán el mismo o parecido desarrollo y, por tanto, florecerán a la vez. El resultado es que gozaremos de una abundante floración durante unos días, pero en poco tiempo todos los macizos estarán marchitos. Si por el contrario espaciamos la plantación de semillas a lo largo de todo su período hábil, conseguiremos que las plantas sufran un crecimiento desigual y, por tanto, la floración se prolongará más tiempo, ya que cuando las primeras comiencen a marchitarse, las últimas sembradas reemplazarán su lugar.

También puede conseguirse un efecto parecido plantando distintas variedades de un mismo género o de géneros similares, como por ejemplo, las margaritas. Así, en primavera podremos gozar de la margarita de los prados (Bellis perennis), que nos ofrece su floración desde el mes de marzo. Entre este mes y el de agosto podremos disfrutar de diversas clases de Aster, aunque tal vez sea el rosado Aster alpinus uno de los más bellos y utilizados. Desde principios de agosto a finales de octubre, y siempre que la humedad lo permita, podemos deleitarnos con las flores del género Cosmos. Ya en otoño y has bien avanzado invierno, si éste no es muy crudo, se pueden ver en los jardines de clima cálido la espectacular floración de Chrysanthemum.

Si tenemos un pequeño invernadero las posibilidades son ilimitadas, pues gracias a las condiciones controladas de luz y calor pueden forzarse a las plantas a que florezcan en épocas distintas a las que les corresponden, sin depender de la climatología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>