Ciclo vital de las plantas

Publicado el 1 de noviembre de 2016

Ciclo vital de las plantas

Atendiendo a la longitud de su ciclo vital las plantas pueden dividirse en cinco grupos básicos. Es interesnate conocer esta clasificación, pues así se evitará la desagradable sorpresa que produce la muerte, aparentemente inexplicable, de algunas plantas, transcurrido cierto tiempo, aunque el aficionado ponga todo su empeño en cuidarlas.

¿Qué es el ciclo vital de una planta?

Las plantas, al igual que los animales o las personas, tienen una determinada vida media. Algunas, como ciertas coníferas americanas, se encuentran con sus 3.000 años de existencia entre los seres vivos más antiguos del planeta, mientras que otras, como algunas anuales de las zonas polares, apenas viven unas semanas. En este dilatado o reducido tiempo de vida, las plantas nacen, se desarrollan, perpetúan la existencia de su especie mediante semillas y acaban marchitándose cuando llega al límite de su existencia.

Esta es la razón por la que determinadas especies, como, por ejemplo, los pensamientos, tagetes o cinerarias, mueren al poco tiempo de haber florecido, por lo que son inútiles todos nuestros esfuerzos (abonados, podas, etc.) tendentes a alargar artificialmente su ciclo vital.

¿Cómo se clasifican las plantas según su ciclo vital?

Atendiendo a la longitud de su vida y a la presencia o ausencia de estructuras leñosas, en jardinería se distinguen cinco tipos o grupos de plantas:

Anuales: En jardinería se denomina anual a la planta que germina, se desarrolla, florece y fructifica en un período vegetativo nunca superior a un año. Normalmente la floración de este grupo suele coincidir con la llegada del buen tiempo y su mayor aplicación decorativa la encuentran en la realización de mosaicos florales y macizos mixtos. Ejemplos típicos son Adonis, Alyssum, Calendula y Petunia.

Bianuales: Este nombre se presta a confusión, pues parece indicar que la planta dura dos años y no es así. En realidad, el periodo vegetativo se extiende sólo a 15 ó 18 meses, pero lo que sucede es que la planta crece y se desarrolla en una de las épocas templadas del año y no florece hasta el período templado-cálido del año siguiente. Botánicamente hablando hay muy pocas bianuales auténticas que tengan aplicación en jardinería, pero se cultivan como tales algunas que en la naturaleza son vivaces y algunas pocas que son anuales. Ejemplos típicos son Althaea, Calceolaria y Verbascum.

Vivaces: Se consideran vivaces a aquellas plantas que nacen de un bulbo, tubérculo o rizoma y viven más de dos años. Normalmente la parte vegetativa externa desaparece cada año, pero la parte subterránea se mantiene dando una planta cada estación. Buenos ejemplos de este grupo son los tulipanes, narcisos y lirios.

Perennes: Son plantas que duran más de dos años y normalmente desarrollan tallos lignificados. Dentro de este grupo se incluyen todos los árboles, los arbustos y las plantas subarbustivas. A su vez, este apartado puede dividirse en dos, según si la planta pierde o no la hoja en la estación desfavorable, apareciendo así los conceptos de caducifolio y perennifolio, muy importantes a la hora de diseñar un jardín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment

You may use these tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>